Seguridad sí, pero diseño también!

Hace unos días me llamó la atención un anuncio en Craigslist: se busca una persona que haga la limpieza descalza, para mirar los pies mientras limpia y recompensar con un masaje al final, paga 50 libras la hora.

Bueno, después de leer el anuncio pensé que para hacer la limpieza siempre me pongo unas deportivas para proteger mis pies, no quiero ser atropellada por el aspirador.

Empecé a recordar todas las personas de la limpieza que había contratado, siempre mujeres (no por nada en especial, era la oferta del momento) y menos una que también calzaba deportivas, el resto lo hacían con alpargatas o zapatillas. Claramente ninguna de ellas daba importancia a la protección de sus pies, tampoco lo hacían de sus manos la mayoría no usaba guantes.

Después de mirar un montón de páginas, mi opinión es que el calzado laboral, en general, es bastante feo y los diseños anticuados, me refiero a la parte que vemos. Si alguien encuentra alguna marca que combina seguridad y diseño, por favor que deje un comentario.

Por supuesto que la seguridad va por delante del diseño, pero ¿tan costoso sería hacer unos zapatos seguros y bonitos?

 

Yo, Nivea para casi todo!

Nivea pero la de la caja azul! Es una crema multiusos: hidratación intensiva de pies, codos y rodillas. Cuando hace mucho frío le pongo un poco de crema en las mejillas a mi hijo pequeño. Limpio bolsos y chaquetas de piel. Y una amiga la usa para limpiar el sofá de piel y le funciona!

Pero el uso estrella se lo lleva la limpieza de mis zapatos de piel. 

Limpiar mis zapatos es algo que no me gusta hacer deprisa, siempre busco el mejor momento del día para hacerlo con la dedicación que se merece. 

Antes de empezar paso un trapo seco para retirar el polvo y la suciedad. 

Aplico un poco de crema con un paño de algodón, prefiero ir cogiendo según necesite, y con movimientos circulares froto muy suave por todas las partes del zapato, también el tacón si está forrado de piel. 

Pasados unos minutos vuelvo a frotar con un trapo limpio y seco para retirar los restos de crema.

El resultado es espectacular, hidrata y no altera el color.

Antes de guardar los zapatos en la caja, me aseguro que la suela está seca y limpia. En caso que esté mojada apoyo los zapatos en el zócalo dejando que pase el aire y sobretodo los alejo de los radiadores (hace tiempo escribí sobre ello). Para limpiar las suelas utilizo un cepillo.  

Para cuidados específicos uso otros productos y siempre pido consejo a un profesional, esto merece un post.

Normalmente reutilizo las sábanas viejas de algodón, hago retales en varios tamaños, son suaves y no dejan pelusilla.

 

PS: encontré en Rossmann (Berlin) Nieva Creme en formato tubo, estoy encantada con este tipo de envase, muy práctico e higiénico.