No sin mis “Converse”

Mostrando photo1.jpg

De día o de noche, con jeans o vestido, en invierno o en verano, en la ciudad o en el campo, siempre con sus queridas y fieles compañeras las Converse.

No recuerdo haberla visto tan emocionada como en las Navidades que le regalamos las de color negro, gritaba de emoción como si ese par de zapatillas de lona y goma fueran su primer par de All Stars.

Después de las negras, llegaron las rojas, más tarde las blancas, las rosas y las granate, ah! Y, las de color azul marino, que después de tantos años y las visitas a la lavadora han perdido el color, pero según ella no el encanto. Ella es así, le gusta sentirse cómoda, divertida y puede ser igual de femenina como si estuviera subida en un par de Manolo’s. Ella es mi hija, una fiel y apasionada amante de unas zapatillas que se usaban para jugar a baloncesto, y que hoy en día dan un tooque casual a todos los looks.